Juegos para Niños

Novedades

Nuestos amigos ludicos

Froggy Cruza el Estanque - juego de mesa para niños Ver más grande

Froggy Cruza el Estanque

Froggy Cruza el Estanque es un juego de mesa para niños en el que toda la familia tendrá que guiar a sus ranas por el estanque y bloquear a otros jugadores. El primer jugador en conseguir cruzar con toda su familia de ranas al otro lado ¡gana la partida! Pero ¡cuidado con el pez! puede espantar a tus ranas y mandarlas a la casilla de salida.

Más detalles

30,50 €

Disponibilidad: EN REPOSICIÓN

Al comprar este producto puede obtener hasta 3 redondetes . Su carrito de la compra totalizará 3 redondetes que se puede convertir en un cupón de descuento de 0,60 € .


    Froggy Cruza el Estanque es un juego de mesa para niños en el que toda la familia tendrá que guiar a sus ranas por el estanque y bloquear a otros jugadores. El primer jugador en conseguir cruzar con toda su familia de ranas al otro lado ¡gana la partida! Pero ¡cuidado con el pez! puede espantar a tus ranas y mandarlas a la casilla de salida.

    Podrás desarrollar habilidades como concentración, pensamiento flexible, planificación y resolución de problemas. Diversión y desarrollo unidos.

    Jugar es muy sencillito:

    Paso 1: Preparar el tablero y las ranas dependiendo del número de jugadores y el modo de juego: junior, experto o juego rápido.

    Paso 2: Mueve tus ranas saltando a nenúfares vacíos. El número de saltos depende del tipo de rana. Si no tienes movimientos, mueves el pez.

    Paso 3: Cuando un jugador lleva toda su familia de ranas hasta la línea de meta, gana la partida.

    Número de jugadores: De 2 a 6 jugadores
    Duración aproximada del juego: 20 minutos
    Edad mínima recomendada: 6 años
    Tipo: Juego para niños
    Género: Familiar
    Idioma: Español
    Marca: Ludilo

1 Valoración(es)

Valoración 
02/11/2020

El favorito de mi sobrina

Le he regalado este juego a mi sobrina de 7 años y le ha encantado, bueno, a ella y a mí. Es tan vistoso, con unas ranas tan chulas, he de decir que tras ver "Tiana y el Sapo" mi sobri es muy fan de las ranitas, y es tan fácil de jugar, que nos ponemos su madre, su abuelo, ella y yo y nos lo pasamos en grande.
Y además los peques pueden aprender un montón, no sólo porque cuentan, tienen que pensar su próximo movimiento, esperar a su turno, sino que también ayuda a que aprendan a frustrarse, porque hay veces que el yayo no tiene compasión.
En definitiva, un juego muy bonito, divertido y estupendo para enseñar y aprender con los peques de casa.

¡Escriba su opinión!

Escribe tu opinión